Opinión. Sería conveniente que nadie se olvidara de los brotes juveniles