Sessa, en el ojo de la tormenta