Sin cambios de fondo

(0)
23 de junio de 2002  • 11:18

SEUL (AFP).– Los errores de arbitraje en la Copa del Mundo hicieron que la FIFA piense en gestar reformas (muy poco profundas, por cierto) en ese aspecto; además, también rechazó que las equivocaciones en la Copa del Mundo puedan ser producto de un complot, sobre todo contra las potencias europeas, como Italia y España, ambas perjudicadas en sus respectivos partidos frente a Corea.

El presidente de la organización, Joseph Blatter, reconoció la posibilidad de modificar los criterios de selección de los jueces, pero no se mostró entusiasmado con la posibilidad de recurrir a sistemas electrónicos, como por ejemplo el video como medio de apoyo en la labor arbitral.

Sobre la comprobación de los fallos, la FIFA sostiene que si luego de que el árbitro detuvo el juego en una posición adelantada y después se deja en claro que no fue así, nada puede hacerse, ya que sería imposible reanudar la acción donde se interrumpió, con la misma disposición y dinámica de los jugadores.

En un principio, Blatter apoyaba los sistemas de selección de los árbitros, especialmente para que la terna de un encuentro (el central y los dos líneas) compartan una misma lengua y estén habituados a trabajar juntos para minimizar los errores de comunicación. Claro, ahora el presidente de la FIFA opina que, por loable que haya sido la iniciativa, el proyecto fracasó, y hay que volver a la política de elites para los encargados de juzgar los encuentros de la Copa del Mundo.

Como parte de esta nueva idea, la FIFA se volcaría a la selección de los mejores jueces, sin importar sus nacionalidades, y así dejaría de lado su política de repartir proporcionalmente las plazas de arbitraje entre las diferentes confederaciones. Esta política fue adoptada en un intento por elevar globalmente el nivel del arbitraje mundial al mismo ritmo que el juego progresaba y se difundía a cada rincón del mundo.

En en Mundial de Corea-Japón, la FIFA convocó, entre árbitros y asistentes, a 28 europeos y sólo a diez sudamericanos y a nueve de la ex Concacaf. Pero además estuvieron presentes doce jueces asiáticos, diez africanos (entre ellos uno de Benín, donde no hay liga profesional de fútbol) y tres de Oceanía, uno oriundo de la isla-estado de Vanautú.

Dicen que harán cambios... al parecer, será apenas una lavada de cara en medio de una gran controversia.

La imagen es todo

TOKIO (EFE).– Un miembro de la Asociación Japonesa de Fútbol, que prefirió no dar a conocer su nombre, afirmó que los arbitrajes dudosos que acompañan la marcha de Corea del Sur en la Copa Mundial pueden tener repercusiones negativas en el fútbol asiático.

Otro alto directivo de la máxima autoridad del fútbol nipón también se mostró preocupado: “Los arbitrajes han sido realmente pobres. Creo que la liga japonesa tiene mejores jueces de línea que este Mundial. La polémica por las decisiones arbitrales puede crear hostilidad en las potencias europeas, y la Copa organizada por los asiáticos puede dejar un recuerdo negativo”.

Los videos tendrán que esperar

YOKOHAMA, Japón (AP).– La FIFA rechazó el uso de videos para resolver jugadas dudosas pese a la ola de críticas por los malos arbitrajes en el Mundial, que se hizo insostenible tras la eliminación de España a manos de Corea, con un arbitraje pésimo del egipcio Gamal Ghandour, que anuló dos tantos legítimos de los españoles.

El portavoz de la FIFA, Keith Cooper, habló sobre la posición dirigencial: “Es una vieja idea. Las repeticiones con videos se analizaron muchas veces. Les reitero: hoy, es un asunto que no está en el tapete”.

Sin embargo, Cooper no descartó el uso de la tecnología en el fútbol, pero en forma limitada: “No hay duda de que a medida que progrese la tecnología se incrementará la presión para que se utilice algún elemento de ese tipo. Claro que, si ello se produjera, sería exclusivamente para determinar si el balón cruzó la raya de gol bajo el travesaño...si realmente es un gol”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.