Sin dormir por una entrada

Anoche, la cola para conseguir una localidad para el partido con Vélez en el Cilindro superaba las doce cuadras
(0)
19 de diciembre de 2001  

Nadie se lo quiere perder. Cualquiera que se precie de hincha de Racing de ley y pueda estar en el partido del domingo ante Vélez siente como una falta graveno asistir a lo que puede ser la consagración después de tanta espera. Por eso, cualquier sacrificio vale la pena. Y toda espera es breve. ¿La prueba? La larguísima cola que los hinchas de la Academia empezaron a hacer anteanoche en las boleterías del Cilindro, a la espera de la venta de entradas que se hará hoy. Una fila que, anoche, superaba las doce cuadras.

Leo Morillo tiene 22 años y es de Turdera. Llegó a la cancha a las 19 de anteayer, con un colchón, una colchoneta, algo de ropa de abrigo y un mazo de naipes. "Es para repartir números y que no haya desorden", explica, aunque el exceso de euforia que se le nota no le confiere aspecto de organizador, precisamente. Es el primero de la hilera que ayer al mediodía ya se extendía por más de trescientos metros: rodeaba el estadio y se alargaba por el pasaje Corbatta. "Anoche (por anteanoche), a eso de las diez, cortamos la calle (Colón), pintó un fulbo y armamos un partidito acá", cuenta.

No fue el único que pasó dos noches a la intemperie con tal de asegurarse el boleto para lo que, espera, será la vuelta olímpica que nunca vio. Son decenas, cientos, que matizaron la espera con mates, cantos, radio... Lo que fuera. ¿Dormir? Poco y nada. La euforia y la ansiedad pueden más que el cansancio.

Sebastián Iglesias, de 24 años, y su novia, Fernanda Casal, de 23, siguen en la cola. Son de Villa Dominico. Toman mate y sol, sentados en una reposera. Ella fue a la mañana a reemplazarlo mientras él cumplía con su trabajo como cocinero en un supermercado. El joven, que luce orgulloso sus ocho tatuajes ("todos de Racing"), quiso estar temprano porque está convencido de que nada le va a arrebatar el título a Racing. "Con Vélez no podemos perder ni en sueños", se envalentona.

Sorprende encontrar a una mujer mayor entre los primeros de la cola. Se trata de Irma Cantero, de 66 años, de San Cristóbal, que llegó al lugar a las 21 de anteanoche, permaneció hasta las 2 de la madrugada de ayer, volvió a las 8 y se quedó definitivamente. "Somos once que nos vamos rotando, pero más tarde vamos a estar todos juntos. Pasamos la noche charlando, jugando a las cartas, tomando mate... ¿Dormir? Ayer (por anteayer) un poco, pero esta noche, no. No sea cosa de que nos quedemos sin el lugar", explica la señora. Metros más atrás empiezan a proliferar las carpas. También la cerveza, una compañía nada aconsejable de la euforia y el tedio: a muchos les hace temer justificadamente por conductas indeseables.

Alarma también la escasez de la presencia policial en un escenario fértil para punguistas y aprovechadores. Más tarde aparecen las quejas, cuando la policía les avisa que la venta se hará en sectores diferentes para socios y no socios. Al caer el sol, entre el fastidio por esa noticia y el cansancio, algunos temían que se generaran desórdenes.

Después de 35 años de postergaciones, todo esfuerzo es poco para los hinchas de Racing. Incluso, el de exponerse a un sacrificio así.

La venta, desde las 11

Racing venderá hoy, de 11 a 18.30, las entradas para el partido del domingo ante Vélez, en Liniers. El expendio se hará únicamente en el estadio (no habrá ni en el anexo de Villa del Parque ni en el Luna Park, como en ocasiones anteriores), pero en distintos sectores, según se trate de populares o plateas y de socios o invitados.

El elevado costo de las plateas generó quejas entre muchos hinchas. Los valores (para no socios) son los siguientes: Sur, alta, $ 50; baja, $ 80, y Norte, alta, $ 60. Las populares costarán 12 pesos.

Las entradas generales para socios se venderán en las boleterías ubicadas sobre la calle Colón, y las de invitados, en las ventanillas cercanas a Alsina. En cuanto a las plateas, el expendio se hará en dos tráilers que se estacionarán sobre la calle Italia; uno será para los socios y otro para los invitados.

Conviene reiterar que los simpatizantes de Racing dispondrán de 12.500 populares (sector Oeste) y de un total de 16.000 plateas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.