Punto de vista. Sin el folklore, el fútbol pierde