Opinión. Sin firmeza para expulsar a los violentos