Entrevista. Sin ganas de vender a Palacio