Sin Gracián, Gallego tiene tres opciones