Opinión. Sin Kiss, al hincha de River lo espera el baile con la más fea