Sin Kranevitter, Ponzio recupera protagonismo y el juvenil Rodríguez cumplirá un sueño