Ricardo Centurión, antes de llegar a Málaga: "Es fácil juzgarme y decirme chorro, delincuente o cabeza de termo..."