Lo que dejó el primer superclásico del año. Sin lugar para lágrimas