Sin Messi, los números del seleccionado son cada vez más negativos