Empate. Sin objetivos, sólo se impuso el aburrimiento