Sólida: la defensa de Vélez, una muralla

La tarea del ganador fue pareja, pero se vio fortalecida en la última línea. "Las claves de la victoria fueron la concentración y la efectividad", dijo el arquero Sessa
Diego Morini
(0)
5 de mayo de 2003  

Tuvo casi la misma valía el resonante éxito ante Boca, uno de los candidatos, como el sólido andamiaje colectivo de Vélez. La satisfacción resultó completa, por la recompensa y por los argumentos expuestos para lograrla. Fue un match muy duro donde los hombres que componen la defensa se esforzaron el doble para cuidar hasta el último minuto los tres puntos que otra vez ponen al equipo de Liniers en la lucha por el Clausura.

Así analizaron el triunfo los hombres que protegieron el arco de Vélez, que hablaron sin de estridencias; cada palabra fue autorizada por la prudencia.

El arquero Gastón Sessa: "Las claves de la victoria fueron la concentración y la efectividad. Nos acercamos a la punta porque Nueva Chicago le empató a River y nosotros bajamos a Boca. El éxito no cambia nuestro objetivo: queremos clasificarnos para la Copa Sudamericana y la Libertadores. No hay que perder de vista que River y Boca siguen siendo los candidatos. La entrega y la madurez de este grupo de chicos son fundamentales. Eso se refleja en la tabla de posiciones".

El capitán Fabricio Fuentes: "Es un triunfo bárbaro. Nos pudimos sacar la espina de haber perdido un partido como ante Banfield. Contra Boca todo es distinto. Este triunfo no cambia nada: seguimos pensando que el objetivo es la clasificación para las copas. Sí está claro que Vélez, con esta actitud, va a estar entre los tres o cuatro que van a pelear por el título. Falta mucho y hay muchos exámenes más por rendir".

Maximiliano Pellegrino: "Se dio un partido como esperábamos, duro, metiendo en todos lados. Sabíamos que había que aprovechar las oportunidades, porque sino Boca después te complica la vida. La verdad es que ellos tienen muchos jugadores de nivel y por eso siempre hay que estar metido en los 90 minutos de juego".

Walter Alcaraz: "Por suerte las cosas me salieron bien. Me encontré con la noticia que jugaba cuando llegué al vestuario, porque Santiago (por Ladino) no estaba bien. La verdad es que me falta ritmo, pero es Boca y la victoria se disfruta el doble".

Revirtió una floja imagen ante los poderosos

Parece que los grandes desafíos potencian el sentir de Vélez, que no se amedrenta frente a las credenciales de los más poderosos. De a poco, con sobriedad y solvencia, el conjunto dirigido por Carlos Ischia revierte en el Clausura una situación que lo desveló durante un largo rato. En el Apertura último, el conjunto de Liniers perdió con todos los equipos grandes, excepto con San Lorenzo. Como contracara, en el actual torneo infló el pecho y ya venció a River, a Independiente y a Boca.

Los antecedentes no eran buenos. Muchos ni siquiera miraban de reojo las estadísticas del Apertura 2002. Bien grande, en tinta roja, figuraban los duros cachetazos: con River (0-1), con Independiente (1-2), con Boca (0-2) y con Racing (0-2). Sólo la igualdad en tres tantos con San Lorenzo matizó tanta amargura.

Vélez se despojó de cualquier complejo y, hasta el momento, revirtió la tendencia perdedora; se paseó triunfal por Núñez, donde venció a River por la mínima diferencia; en Avellaneda no respetó los pergaminos del último campeón, Independiente, y lo derrotó por 3 a 1. Y ayer fue el turno del mismísimo Boca, que llegaba en lo más alto de las posiciones y que se retiró del Fortín con la decepción más grande. En la misma columna podría incluirse la goleada a Rosario Central, que llegó a Liniers con toda la efervescencia y que se fue con la amargura de un 5 a 2.

Como si fuese una paradoja, los equipos que pelean por mantener la categoría acorralaron a Vélez. Sólo basta con mencionar los dos únicos traspiés en el campeonato: ante Arsenal, en Lanús, por 1 a 0; y frente a Banfield, en el Sur, por 2 a 0.

Pero aún falta un largo trecho para las confirmaciones absolutas, que llegarán con las próximas citas. San Lorenzo, el domingo próximo, en el Nuevo Gasómetro será el examen inmediato; Racing, en la 16ª fecha, la prueba final.

Apuntes

Chilavert habló de Bianchi: José Luis Chilavert, ex arquero del club de Liniers, tuvo una calurosa recepción en el estadio José Amalfitani. Y el jugador no se olvidó de Carlos Bianchi: "Es un técnico normal. La gente no tiene por qué recibirlo con aplausos... El se la buscó", dijo el paraguayo en declaraciones a Radio Rivadavia.

A último momento: Santiago Ladino no se recuperó de una dolencia estomacal y, en los vestuarios, el entrenador Carlos Ischia decidió la inclusión de Walter Alcaraz, que reapareció tras la fisura de la quinta vértebra, sufrida durante el encuentro ante Talleres, por la 5ª jornada del certamen.

Lesionados en Vélez: Fabricio Fuentes se retiró con un cuello ortopédico como consecuencia de un golpe en las vértebras cervicales. Hoy se le harán diversos estudios al defensor. Mientras que Maximiliano Pellegrino se retiró con un golpe en el muslo derecho y Cristian Bardaro, con fatiga muscular.

Un ingreso en Liniers: mucha gente de Vélez se sorprendió con un trébol inflable que se vio en la tribuna popular y con varias banderas con la misma imagen en las plateas. Pues bien, se trató de un concurso para el programa de Susana Giménez. Gracias a la participación, Vélez recibirá 50.000 pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.