Sub 20: La Argentina sufrió una derrota que la dejó al borde del precipicio

El equipo argentino cayó ante Ecuador
El equipo argentino cayó ante Ecuador Fuente: FotoBAIRES
Alberto Cantore
(0)
22 de enero de 2019  • 19:09

Fue otro paso en falso de la selección, que con la caída 1-0 frente a Ecuador puso en riesgo la clasificación para el torneo Hexagonal final del Sudamericano Sub 20 de Chile. Una derrota que deja a la Argentina al borde del precipicio y la aleja del sueño de participar del Mundial de Polonia y de los Juegos Panamericanos. Ya no hay espacio para trastabillar, el conjunto que dirige Batista tendrá que superar a Uruguay y a Perú, el jueves y el sábado, y sacar cuentas. Hizo méritos, como en el debut con Paraguay, para lograr una recompensa mayor, pero la ineficacia ofensiva la privó de sumar.

Un comienzo con imprecisiones, de prestarse la pelota y ausente de combinaciones, producto de las ataduras por las urgencias y de un campo de juego irregular tuvo el partido. En ese mapa, la Argentina logró acomodarse mejor, de forma más simple. Fue De la Vega, reemplazó a Thiago Almada, respecto a la alineación del debut, el que rompió el molde: Romero pivoteo y lo asistió de cabeza; el extremo tomó vuelo, aunque la definición, de zurda y cruzada, fue defectuosa. La explosión del juvenil de Lanús, que con 17 años entrega dos de ventaja en la categoría, se repitió al ensayar una corrida, del centro a la derecha, pero nuevamente le faltó calibrar el remate. Sin el libreto de las sociedades, la selección descubría cómo lastimar a Ecuador.

Si para la selección la victoria era una necesidad, después del empate en el debut con Paraguay, recuperar el paso también lo era para el rival, que se presentó con una goleada 3-0 sobre la albirroja, aunque en la segunda jornada trastabilló (1-3) con Uruguay. El juego se hizo de una ida y vuelta frenético, aunque de escasas luces. Demasiadas revoluciones, un típico pecado de juventud, donde el vértigo se imponía sobre quienes intentaban desarrollar un juego más pensado, de pausa. La Argentina jugaba con rasgo que enseñó en los tiempos en que Scaloni condujo al grupo, cuando el Sub 20 gritó campeón del torneo de L’Alcudia, en 2018.

Sosa, que en el debut se condicionó con una rápida tarjeta amarilla, fue adueñándose del eje medio, con Insaurralde –menos dinámico que en el primer encuentro- y Álvarez, como laderos. Ecuador necesitaba de las apariciones de Rezabala, aunque en un esquema 4-2-3-1 el habilidoso volante creativo de Independiente del Valle no se sintió cómodo, con soltura. Con poco diálogo futbolístico con Campana –juntos marcaron el pulso con Paraguay- y aislado de Alexander Alvarado, su manejo era confuso.

Al igual que en el debut, la Argentina se desacopló en un par de oportunidades en el retroceso y provocó que Ecuador, que empezaba a desdibujarse en una jornada de altísima temperatura, descubriera dos ocasiones para desequilibrar: primero, después de un mal despeje de Medina –finalmente el DT Batista optó por darle continuidad en la zaga central, junto con Nehuén Pérez, y relegar nuevamente a Leonardo Belarde al banco de los suplentes-, aunque la Tri resolvió mal; más tarde, Campana asistió a Gonzalo Plata, que cabeceó exigido y desviado.

Con un remate de Sosa de media distancia que el arquero Ramírez resolvió con esfuerzo y un par de disparos de Romero, la Argentina se encendió nuevamente en ataque y sostuvo esa postura con Álvarez. La supremacía en ataque –Romero quedó mano a mano con Ramírez, que le leyó la intención cuando el goleador intentó eludirlo- se derrumbó con una acción individual de Alexander Alvarado: se movió de izquierda al centro, una defensa pasiva, y lanzó un latigazo que viajó junto al poste derecho de Roffo.

Sintió el golpe la selección. Dejó de manejar la pelota y Ecuador tomó nota de los espacios que la Argentina dejaba en su búsqueda por empatar. Ensayó dos cambios Batista –repitió la fórmula: Almada por De la Vega y Gaich por Romero, como en el debut-, mientras que el rival despuntó dos veces con la segunda conquista. Se repitió en centros frente a dos zagueros centrales robustos, que despejaron cada pelota que cayó sobre el área. Cuatro veces Gaich y también Colidio tuvieron a tiro el empate, ese resultado que con Paraguay pareció poco y hoy fue inalcanzable.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.