Sudamericano Sub 20: los resultados empujan a la Argentina a una final anticipada

El reflejo de la frustración de los juveniles; el Sub 20 no tiene margen de error
El reflejo de la frustración de los juveniles; el Sub 20 no tiene margen de error Fuente: FotoBAIRES - Crédito: Cristobal Saavedra
Alberto Cantore
(0)
22 de enero de 2019  • 23:59

El tiempo se adelantó para la Argentina , que con Uruguay, mañana, a las 20.45 y en Curicó, jugará una final anticipada, aunque el calendario señale que recién se trata de la cuarta fecha de la etapa de grupos del campeonato Sudamericano Sub 20 de Chile. Todo patas para arriba se le puso a la selección, que está obligada a ganar el clásico rioplatense ya no solo para oxigenarse, sino para aspirar a seguir dependiendo de su propia fuerza en el recorrido. Un empate la empujará a sacar cuentas, recurrir a fórmulas matemáticas y hasta depender del resto para lograr la clasificación para el hexagonal final que otorga las cuatro plazas para el Mundial de Polonia y también es clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Lima. El peor escenario sería una nueva caída y que en el encuentro que abrirá la jornada Perú derrote a Ecuador: esa combinación de resultados eliminaría a los juveniles del certamen, a falta de una fecha.

Se enredó sola la Argentina, que frente a Ecuador, al igual que en el debut frente a Paraguay, marcó el pulso, aunque los dividendos fueron escasos en la primera presentación y nulos ante la Tri. La ineficacia para definir y la puntería del rival, que necesitó pocas situaciones para romper el cerco del arquero Manuel Roffo, la primera lectura y la que inclina la balanza. "El fútbol no es merecimientos. Ecuador prácticamente no nos llegó, los rivales nos llegaron poco y nos lastimaron… Pero nosotros tampoco estamos finos para definir. Tenemos dos partidos importantes para revertir la situación, los que tendremos que ganar para no depender de nadie", señaló Fernando Batista, el entrenador. En torneos prácticamente relámpagos, porque en seis días la Argentina disputará cuatro partidos, el juego, la recuperación física y energizarse desde lo anímico con victorias deben ir a la par. Por el momento, la selección no puede alinear las partes y sufre.

La Argentina tenía antecedentes recientes y satisfactorios ante Ecuador, un rival al que la selección superó dos veces en juegos amistosos en el predio de la AFA, cuando Lionel Scaloni conducía el grupo. Pero no logró revalidarlo y, como en el campeonato Sudamericano de 2017, en Quito, cosechó una derrota. Aquella vez, fue vapuleada en el juego y en el marcador (0-3), con una enorme diferencia física, de velocidad. Ahora, en el estadio El Fiscal, de Talca, fueron los juveniles criollos los que por pasajes enseñaron una superioridad que el resultado no reflejó. Con menos pausa y elaboración, replicando al vértigo que le proponía Ecuador, la Argentina multiplicó las oportunidades de gol: De la Vega, Maximiliano Romero, Julián Álvarez y los ingresados Facundo Colidio y Adolfo Gaich, este último en cuatro oportunidades, dispusieron de situaciones para marcar.

"Estamos firmes, tranquilos y con confianza. Tenemos expectativas de clasificarnos para la segunda etapa del torneo", lanzó Batista en la conferencia de prensa. Una arenga, una frase para levantar el espíritu de un grupo que no se enseñó abatido, pero que siente que el esfuerzo que realizó en los dos partidos, con temperaturas que rozaron los 40 grados, no tuvo recompensa. Recuperar el paso es una imposición para la Argentina, al igual que sobreponerse al desgaste físico. El cuerpo técnico echó mano a 15 jugadores de la lista y deberá evaluar las piezas para el juego con Uruguay, que llegará fresco a la cita, porque ayer tuvo jornada libre.

Campeón defensor, la jerarquía de Uruguay –el plantel presenció el partido de la Argentina– se refleja en los nueve jugadores que ya militan en el fútbol europeo y en la continuidad de un proyecto que encabeza Fernando Coito, que dirige desde hace 10 años a las juveniles charrúas. Empezó con la Sub 15 y esta es la tercera experiencia en torneos Sudamericanos con la Sub 20, con antecedentes abrumadores: un título y un subcampeonato.

El recorrido del rival y sus pergaminos exponen la dureza del escollo, que además entiende que de ganar se sacará de encima a un posible candidato a ganar el torneo, porque el hexagonal puede invertir los roles. La Argentina demostró tener una hoja de ruta, pero el camino la empuja a lograr resultados.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.