Takahara, un irregular debut

En Japón lo vieron en directo por TV, mostró condiciones y estuvo cerca del gol; le falta entendimiento con el equipo
En Japón lo vieron en directo por TV, mostró condiciones y estuvo cerca del gol; le falta entendimiento con el equipo
(0)
30 de agosto de 2001  

Irregular sería la mejor palabra para describir su actuación. Porque no fue mala la presentación de Naohiro Takahara como titular en la primera de Boca. Mostró, por cierto, algunos destellos de sus condiciones; insuficientes para redondear una buena tarea, pero importante para abrirle una alternativa a Carlos Bianchi.

La expectación por el debut del japonés, de 22 años, fue grande. Y fue mucha no sólo entre los hinchas xeneizes, sino que también generó entusiasmo en la prensa de su país. El partido de anoche ante Colón fue transmitido en directo por TV para Japón. Tanto fue el interés generado alrededor del atacante que incorporó el bicampeón de América. Y, además, hubo en La Boca representantes de seis medios gráficos nipones, una agencia de noticias y un canal de televisión.

La Bombonera, entonces, se preparó para recibirlo. Si hasta apareció una bandera en un sector de la platea baja escrita en japonés. De movida, ya contaba con el beneplácito de la gente.

Los que esperaban que la pelota le rebotara y dudaban de su calidad, se equivocaron. Porque demostró que tiene técnica, aunque aún le falta entendimiento con el equipo. En el primer tiempo, Takahara quiso aprovechar su oportunidad y se mostró; picó, buscó los espacios libres y pidió la pelota siempre.

Tuvo, en ese período, dos situaciones muy claras. A los 4 minutos, remató un tiro cruzado que el arquero Leonardo Díaz desvió al córner. Y sobre el final de la etapa, Morant sacó sobre la línea un cabezazo del japonés.

Así, se empezó a ganar el afecto y el apoyo de la gente y, ante cada buena acción suya, el público xeneize le respondió con una generosa catarata de aplausos.

En la segunda parte, tuvo la ocasión más clara de Boca para abrir el marcador. Luego de una buena jugada de Guillermo Barros Schelotto, se sacó de encima a un defensor y ante la salida de Díaz, le pegó mordido a la pelota, que dio en el palo izquierdo. A punto estuvo de gritar su primer gol cosecha argentina ; como los 36 que festejó en Jubilo Iwata (su anterior club) o los cinco que marcó en el seleccionado de su país.

Al final, a los 27 minutos de la segunda etapa, fue reemplazado por Marcelo Delgado y fue aplaudido por la gente; Takahara se fue satisfecho por su rendimiento, pero enojado por no haber podido marcar ningún gol. Es que le había prometido que si anotaba un tanto se lo iba a dedicar a Nahuel Fioretto, el juvenil jugador de Boca que ayer estuvo en el banco de los suplentes y con quien Takahara comparte la habitación. Allí, en la soledad de las cuatro paredes, Fioretto le enseñó algunas palabras en castellano. Dicen que ya no tiene problemas para decir "cama", "espejo" o "velador" y que, de a poco, va entrando en confianza.

Anoche no pudo empezar a retribuir la confianza de Bianchi y del hincha. Todavía le falta mucho para asegurar su lugar entre los once de Boca. Pero demostró que, con tiempo, puede ser la alternativa en la búsqueda de gol en esta etapa de sequía del club xeneize. Y no es poco.

El partido con Bayern

Boca y Bayern Munich ya se pusieron de acuerdo para jugar la Copa Europeo-Sudamericana en partidos de ida y vuelta. Boca, incluso, ya arregló con una empresa alemana la venta de los derechos televisivos, en 900.000 dólares. Pero desde Japón, Toyota presiona para que la Copa se juegue en Tokio. Quieren que sea un anuncio de la Copa del Mundo 2002.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.