Tapia pide más tiempo para la vuelta de la Libertadores, pero Conmebol se planta y negociará con el Gobierno

River vs. Binacional, del 11 de marzo, uno de los últimos partidos jugados por equipos argentinos por la Copa Libertadores; aquella noche no hubo público, como tampoco lo habría a partir de septiembre en el torneo.
River vs. Binacional, del 11 de marzo, uno de los últimos partidos jugados por equipos argentinos por la Copa Libertadores; aquella noche no hubo público, como tampoco lo habría a partir de septiembre en el torneo. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
(0)
16 de agosto de 2020  • 09:00

Claudio Tapia está enfrentado desde hace tiempo con la cúpula de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Y la divergencia respecto al momento de reanudar la competencia oficial en el subcontinente le da otro motivo para mantener amplia distancia no social, sino política, con la entidad radicada en Luque, Paraguay. "No sabemos si podremos llegar", advirtió en la noche del sábado, en el programa televisivo Intratables (América), sobre la preparación de los equipos argentinos que disputan la Copa Libertadores y que deben volver a la acción oficial canchas el 17 de septiembre.

En realidad, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) viene sosteniendo eso desde hace rato. Y cuando Conmebol estableció la vuelta de la competencia de clubes para mediados del noveno mes (la eliminatoria para Qatar 2022 se estrenará en octubre), Tapia protestó. Pero no encontró eco en sus pares regionales. Pasan las semanas y el sanjuanino insiste en pedir una prórroga para los cinco clubes argentinos involucrados con la Libertadores, que tienen que presentarse en las canchas el jueves 17 del próximo mes: Boca (en Paraguay vs. Libertad), River (en Brasil vs. São Paulo), Racing (en Avellaneda vs. Nacional, de Uruguay), Defensa y Justicia (en Florencio Varela vs. Delfín, de Ecuador) y Tigre (en Paraguay vs. Guaraní).

Boca se enfrentó con Independiente Medellín el 10 de marzo, en su última actuación en La Bombonera hasta hoy.
Boca se enfrentó con Independiente Medellín el 10 de marzo, en su última actuación en La Bombonera hasta hoy. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

No penetra en Luque el reclamo de Tapia. Conmebol reafirma cada vez su calendario. Lo que quiere el líder de AFA es un diferimiento para fines de septiembre, aunque ni siquiera sabe cuándo podrán entrenarse completos los planteles en la Argentina. Eso depende del Gobierno, como también otra autorización, aun más difícil de otorgar: la de las "burbujas sanitarias" (aislamiento estricto en toda la traza) para las delegaciones extranjeras que deban venir a jugar por la Libertadores. Ese mecanismo les permitiría eludir el lapso de 14 días de cuarentena total que se exige en muchos lugares del mundo a quienes visitan un país. El problema en este caso es que Matías Lammens, el ministro de Turismo y Deporte de la Nación, no ve factible a corto plazo permitir esas "burbujas".

El ministro Matías Lammens no avizora a corto plazo una aprobación de las "burbujas sanitarias" para los equipos extranjeros que visiten la Argentina por la Copa Libertadores.
El ministro Matías Lammens no avizora a corto plazo una aprobación de las "burbujas sanitarias" para los equipos extranjeros que visiten la Argentina por la Copa Libertadores.

Si las autoridades estatales no dieren el OK a esos confinamientos sanitarios excepcionales, los equipos argentinos deberán mudar sus localías a otro país, con las desventajas y complicaciones que ello implicaría. Por lo pronto, la Confederación, en una teleconferencia de hace unos días, pidió a las asociaciones miembro que le indicaran con cuáles funcionarios debía gestionar esa aprobación a las "burbujas". Y tres naciones (Ecuador, Venezuela y Paraguay) ya dieron su autorización al protocolo de Conmebol.

Consecuentemente, quien debe decidir ahora en el caso argentino es el Poder Ejecutivo, con el antecedente de esa reticencia de Lammens. Pero, por otra parte, el propio Gobierno permitió el regreso de los entrenamientos el último lunes, principalmente para que no se retrasaran en la preparación los conjuntos que disputan la Copa Libertadores. No permitir esas burbujas sanitarias para las delegaciones extranjeras de visita no sería convergente con aquella autorización. Y por su parte Conmebol haría la mejor letra posible para caerles en gracia a las autoridades de un país que el año que viene acogerá una gran porción de la Copa América, con las necesidades logísticas que ello conlleva.

El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol, hoy de tensa relación con Claudio Tapia.
El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol, hoy de tensa relación con Claudio Tapia. Fuente: Reuters

Tapia no tendría tanta injerencia en esa tratativa Gobierno-Conmebol, pero desde su posición insiste en plantarse. Subraya que hay equipos foráneos que por contagios de coronavirus no pudieron presentarse a jugar. "Hay que ser responsables y cautos", subraya. En su esfera sí está, por supuesto, buena parte de la decisión sobre el fútbol local. Pero tampoco en ese ámbito dio precisiones de fechas ni de formas. La determinación, claro, no le pertenece totalmente. A él ni a AFA. "No podemos hacer futurología. Ojalá pudiera volver. Todos queremos eso, pero tenemos que ser responsables", insiste. Un mensaje que pareció dirigido a los hinchas y, sobre todo, a la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.