Tarde de furia: la violencia se adueñó del estadio de San Lorenzo