Al final al Barcelona de Lionel Messi, el empate no le sentó tan mal