Temperley ganó el clásico y lidera

Derrotó por 1 a 0 a Los Andes, al que no vencía como local desde hacía 18 años; está invicto en la Primera B
(0)
25 de septiembre de 2005  

El festejo, los cánticos y las remeras al viento de los jugadores y simpatizantes de Temperley tenían sobrados motivos. Después de 18 años el Celeste venció jugando como local a Los Andes; el triunfo por 1 a 0 le permitió consolidarse como puntero y, además, conservar la condición de único invicto en el certamen.

En un discreto partido, que tuvo siempre a los locales como claro dominadores, la clave de la victoria estuvo sintetizada en el mediocampista Lucas Hure. El volante y capitán, que no se entrenó con normalidad durante la semana a causa de anginas, rompió la paridad con un soberbio remate desde fuera del área, y fue quien manejó el desarrollo del match. Un escalón por debajo estuvieron Cristian Bravo y Gabriel Hauche.

Los antecedentes que arrastraban uno y otro quedaron plasmados en el terreno: Temperley hizo gala de la excelente campaña y no hubiera sido injusto un resultado más amplio; Los Andes, por su parte, continúa adormecido, no consiguió victorias en el torneo, y tras la derrota el técnico Jorge Vendakis presentó la renuncia.

  • El punto oscuro que dejó el clásico se produjo a los 30 minutos del segundo tiempo, cuando fue agredido el árbitro Alejandro Castro. Un petardo lanzado desde el sector que ocupó la hinchada visitante rozó la cabeza del referí, que debió recibir la atención del médico de Temperley. Por el incidente, el match estuvo suspendido dos minutos.
  • Platense y Armenio, que triunfaron como visitantes, ahora son los nuevos escoltas de Temperley. El primero, con tantos de Gonzalo Alvarez y Pablo González, venció por 2 a 1 a Sarmiento, de Junín; con anotaciones de Agustín Pérez y Guillermo Faría, Armenio derrotó por el mismo resultado a San Telmo.

    Tras el empate sin goles frente a Sportivo Italiano, Deportivo Morón perdió terreno en la pelea: se ubica cuarto y quedó a tres unidades del líder.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?