La final de la Liga de Campeones, en Moscú. Tevez, con pasta de campeón