Tevez, en un año “very difficult”

Daniel Arcucci
Daniel Arcucci LA NACION
Fuente: AFP
(0)
1 de noviembre de 2015  • 23:42

No fue hace un siglo. Fue ayer nomás, el 3 de mayo de este 2015 que ya empieza a terminar. Se estrenaba el primer capítulo de la trilogía superclásica y Boca anunciaba en su formación el regreso de Orion, después del expediente Bueno, y a un tal Daniel Osvaldo como titular. Empezó bien aquella película, pero ya se sabe cómo terminó.

Para revertir la tendencia negativa de uno de los peores años en la historia de Boca (hubo peores, sí, pero incomparables), sólo había un nombre posible. Tevez.

Manotazo de ahogado o idea genial, operación política o ingeniería maestra, lo cierto es que el regreso que parecía una utopía y al fin fue una realidad, era el único camino posible para volver del incómodo divorcio con Riquelme, del fraude de Osvaldo y, sobre todo, de la infamia del gas pimienta, más vergonzante que cualquier derrota deportiva, que las hubo.

"Ya estoy en casa", tuiteó aquella noche del 13 de julio, también de este año montaña rusa, cuando todos le preguntaban por qué había vuelto, si estaba en el mejor momento de su carrera, y cuando la Bombonera se llenó sólo para verlo vestido de Boca de nuevo.

"Vine para sentir otra vez esta emoción", respondió anoche, cuando el mismo escenario se llenó –más allá de los límites– para volver a ver una vuelta olímpica después de casi cuatro años, una eternidad para Boca.

En Tevez se puso todo y Tevez hizo de todo. Hasta el exceso. Fue, además de jugador, entrenador de consulta, preparador físico de sí mismo, analista crítico de su equipo, utilero y canchero. También anunció que será presidente, de Boca, y hasta fue político, cuando pintó una cara de la realidad argentina con sinceridad brutal. Fue víctima del roce del fútbol que se juega aquí y victimario de lo mismo: hasta los ajenos le rendían pleitesía, aún a regañadientes o a escondidas, hasta la tarde en que fracturó a Ham.

Todo pasó en poco más de tres meses. Nada. Mucho. Suficiente para que, cuando se recuerde a este campeón, se hable de aquel equipo que resucitó con Tevez.

jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.