Camino al Boca-River: Carlos Tevez, ante la última oportunidad para que el ídolo resurja en la cancha

Fuente: Archivo
Franco Tossi
(0)
15 de octubre de 2019  • 22:49

Mientras armaba las valijas para dejar Shanghai, tras jugar un año en un fútbol chino que no estuvo ni cerca de otorgarle la felicidad que proyectó cuando aceptó la propuesta, Carlos Tevez jamás imaginó lo que le esperaba en un Mundo Boca que -casi- siempre lo tuvo como exitoso y figura. Como si el destino futbolero le hubiese puesto sobre la mesa una cuenta carísima que pagar por haberse ido del club en una etapa importante, su tercer ciclo en la institución se convirtió en una pesadilla: poco protagonismo en el campo, conflictos con los entrenadores y pasajero de las derrotas más duras de la historia azul y oro.

Tevez tiene su revancha por delante. En seis días, cuando se juegue en la Bombonera el desquite de la semifinal copera ante River, tendrá la chance de mostrar que puede estar a la altura de un encuentro de este tamaño. Porque Gustavo Alfaro, urgido por revertir el 0-2 que se llevó del Monumental, cree que un compromiso de esta talla y con semejantes necesidades se debe disputar con "jugadores de experiencia". Y en esa radiografía previa entra Carlitos. Muchos de los ensayos que realizó el entrenador a lo largo de estos días de receso lo tuvieron presente como un intérprete importante, excepto en el de ayer: "Decidimos que no entrenara por precaución. Viene practicando normal y muy bien, pero como hizo mucho doble turno durante los últimos días, creímos que lo mejor era pararlo para que no se cargara algún músculo", le contaron a LA NACION desde el cuerpo técnico. Señal clara de que lo quieren tener a disposición para el martes.

No obstante, no se trata de cualquier revancha personal. Es la última posibilidad que tiene de retirarse ganador del club de sus amores. Está claro que, en caso de conseguir el resultado épico con el que sueñan, luego deberán ganar la final de la Copa Libertadores en Santiago, de Chile, para que la fiesta sea completa. Pero salir victorioso de esta situación complicada ya significaría para el Apache sacarse una mochila pesada de la espalda. Ni que hablar si ocupa ese rol esencial como titular.

Porque el Tevez más reciente es el que más perdió. No solo con la mirada en Boca, sino también en referencia a una carrera que estaba acostumbrada a ser extraordinaria. Vaya paradoja: en paralelo, también ganó. Aunque, en la balanza, las obtenciones de la Superliga 2017/2018 y Supercopa 2019 no contienen el peso suficiente como para equilibrar las cosas. Es que las dos caídas que sufrió fueron tan duras como inolvidables, ambas en manos del conjunto millonario: la Supercopa 2018, en la que participó de los 90 minutos, y la final del último certamen continental, en la que fue menos protagonista (entró 17 minutos en el 2-2 de la Bombonera e ingresó los últimos nueve del suplementario en Madrid, en el 1-3). Dos títulos en juego ante el clásico rival que quedaron en la vereda de enfrente y crearon una imagen negativa en un Tevez que, por ahora, no logró levantar esa Libertadores que vino a buscar tras su primer retorno desde Juventus (2015) y, encima, recibió -como muchos otros nombres- las dos trompadas más dolorosas en la vida de la entidad de la Ribera.

Jugar tan poco en una serie histórica de Libertadores fue parte de la grieta que había con Guillermo Barros Schelotto, por entonces su técnico. Justamente, desde su partida a China, la visión del Mellizo sobre Tevez cambió mucho, nunca pidió su retorno en 2018 y todo terminó en la decisión de incorporar, en la mitad de aquella Copa, una figura de renombre como Mauro Zárate para poder quitarle esa titularidad impuesta por el peso de su figura: fue relegado y solo disputó 75 minutos de los 750 que jugó ese Boca entre los octavos y la final.

La pelota que Armani le sacó a Benedetto en la ida de la última final de la Libertadores: toda la jugada fue de Tevez

01:02
Video

La relación entre ellos era muy mala y eso quedó reflejado en las palabras posteriores del atacante. "Yo estoy en el club que amo, por eso permití cosas que en otro momento quizás no iba a permitir y me comí cosas que en otro lugar no me habría comido. Hubo muchas faltas de respeto. Si él seguía en Boca, yo me iba", sentenció a fines de enero tras la salida de Barros Schelotto y la llegada de Alfaro, que ya le había colgado el cartel de "abanderado" del equipo, evidenciando que el ídolo sería parte muy importante de su estructura. Todo aquello en el contexto de un futbolista que ya había dejado de ser desequilibrante en la cancha mucho tiempo atrás y que ya no tenía ni siquiera la banca de gran parte de la dirigencia, sector con el que supieron ser siempre un sostén mutuo: su nulo peso futbolístico hizo que políticamente dejara de ser una herramienta. Por eso hubo cada vez menos interés y preocupación institucional por su situación en el plantel, algo que sí había ocurrido en el pasado.

Por eso también su enojo y decepción con su actual entrenador desde el 1° de septiembre, cuando ante el desgarro del exVélez decidió sentarlo en el banco de suplentes en el superclásico por la Superliga (0-0): de ser el referente para Alfaro pasó a ser la tercera opción en el puesto. Por eso, esta próxima titularidad es curar un poco aquella herida, desde ambos lados. Para Tevez, es jugar el partido más trascendental de esta nueva trilogía superclásica cuando -incluso él- se veía fuera; para Alfaro, es volver a elevar a su capitán: lo pone con la intención de que sea el espíritu mayor de un equipo que debe revertir una historia que muchos dan por terminada en favor del conjunto de Núñez.

CarlosTevez quiere irse de su casa siendo ganador después de tantas frustraciones. Se encuentra frente a su última oportunidad.

Ensayo con línea de tres

Hoy se suma Junior Alonso y Alfaro define el esquema. Tras su excursión con la selección paraguaya en la fecha FIFA, Junior Alonso se sumará al grupo esta mañana y le permitirá a Gustavo Alfaro seguir profundizando el trabajo sobre la revancha ante River. ¿Tiene chances de ser titular? Aún no se sabe, pero su presencia haría que -en Ezeiza- se pruebe la línea de 3. El DT ya ensayó este sistema en los últimos días, aunque con la salvedad de tener que usar al juvenil Nicolás Valentini en lugar del guaraní. Ahora, las conclusiones serán más concretas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.