Punto de vista. Tevez vive en un laberinto