Thiago cumplió su sueño: conoció a sus ídolos de Boca, jugó con ellos y pisó la Bombonera