Todo al 9: Benedetto y Ábila, el doble poder de fuego de Boca en las semifinales

Fuente: AFP
Pablo Lisotto
(0)
1 de noviembre de 2018  • 00:23

SAN PABLO.– Martín Palermo es un ídolo en el mundo Boca. El Titán, con una carrera de película, se convirtió en una leyenda. El atacante nacido en La Plata ganó 13 títulos en el conjunto de la Ribera y, si bien al principio de su campaña en el club fue observado de reojo, hoy todos coinciden con que fue uno de los artilleros más valiosos y explosivos de la historia xeneize. Probablemente no haya mejor apodo que ilustre a Palermo como el que le destinó Carlos Bianchi: "El optimista del gol". Cuando se retiró, en 2011, los hinchas boquenses lo ovacionaron hasta encumbrarlo a la figura de ídolo. Muchos pensaron que ya no volverían a disfrutar de un centrodelantero tan efectivo y confiable. Sin embargo, Darío Benedetto y Ramón Wanchope Ábila, cada uno con su estilo, cada uno con su historia, hicieron suficientes méritos como para que Palermo, al menos por un tiempo, sea extrañado poco y nada.

Boca llegó con incertidumbre a las semifinales de la Copa Libertadores. Los cuestionamientos para el director técnico Guillermo Barros Schelotto por el pobre rendimiento del equipo parecían minar el futuro del equipo en la competencia continental más importante. Sin embargo, tanto en el partido de ida disputado en la Bombonera como en el desquite en el estadio de Palmeiras, Benedetto y Ábila, con lucidez y explosión, se encargaron de llevar a Boca a la final de la Libertadores.

Benedetto tenía la pólvora húmeda hasta la semana pasada. No había podido anotar desde su regreso al equipo luego de la severa lesión ligamentaria en una rodilla. Pero se destapó: ingresó con el partido 0-0 y marcó dos golazos, uno de cabeza y otro con un remate desde afuera del área grande. Ayer volvió a anotar con un derechazo, con Boca perdiendo 2-1. "Estamos donde queremos estar. Ahora hay que disfrutar la final", aportó Ábila, autor del primer gol xeneize en esta ciudad. Palermo se retiró hace siete años. Ábila y Benedetto se esfuerzan para que los hinchas no lo extrañen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.