Todo ciclo tiene un final

El contrato de Marcelo Bielsa con la AFA finaliza hoy; nadie le ofreció seguir y él tampoco encuentra estímulos para continuar. Aún no se conoce la decisión oficial, pero la alternativa que maneja Julio Grondona es José Pekerman
El contrato de Marcelo Bielsa con la AFA finaliza hoy; nadie le ofreció seguir y él tampoco encuentra estímulos para continuar. Aún no se conoce la decisión oficial, pero la alternativa que maneja Julio Grondona es José Pekerman
(0)
30 de junio de 2002  

El tiempo del adiós llegó. Legalmente y conforme con el acuerdo firmado hace cuatro años, Marcelo Bielsa vivirá hoy su último día como técnico del seleccionado argentino. Lejos de la final. Lejos de sus sueños. Su contrato con la AFA expira en esta jornada. En un hermético descanso en las afueras de Rosario descansa un hombre de muy mal semblante; al menos eso es lo que manifiesta su círculo de confianza. Nadie le hizo una propuesta para que continuara; pero esto “fue un fracaso” –según las palabras del propio DT– y los estímulos no son suficientes.

Ante este cuadro de situación, José Néstor Pekerman, coordinador de selecciones nacionales, es la principal alternativa que maneja Grondona para la sucesión.

¿Cómo se resume esta historia? Bielsa espera una reacción o algún gesto por parte de Grondona. Y como a estas alturas es poco probable que esto ocurra, el final del ciclo de Bielsa ha llegado. El único enlace entre ambos es Pekerman, pero precisamente el técnico tricampeón con el seleccionado Sub 20 es el hombre que tiene en mente Grondona para encarar el futuro proyecto del seleccionado.

Admitido el fracaso, entonces, o reconocida la decepción, cabe preguntarse cómo se manifestará Julio Grondona, presidente de la AFA, en su regreso a la Argentina, que se produciría entre el miércoles y el jueves próximo. “Todo depende de Pekerman. En una conversación somera que tuvimos en el J-Village, él hablaba de una propuesta nueva...”, dijo hace unos días Grondona a La Nacion. Fiel a su costumbre, siempre fue cuidadoso de no dar más detalles de los que las circunstancias requerían.

Después del traslado de responsabilidades que realizó Grondona desde Japón, Pekerman se convirtió en el hombre más buscado, incluso más que Bielsa. Pero el compromiso de un pacto de silencio fue más fuerte y se negó hacer declaraciones ante los medios.

Por medio de sus allegados dejó en claro que no iba a hablar hasta el regreso de Grondona al país. Tuvo una sola aparición pública y fue el martes último, en una charla para alumnos del colegio Lenguas Vivas. La única manifestación que hizo con referencia al seleccionado fue: “Quiero lo mejor para mi país y para la selección”. Y mientras se retiraba de la conferencia, perseguido por los chicos y, obviamente, por los periodistas, expresó, cansado de las preguntas: “Por favor, no me persigan más. No puedo hablar de ningún tema. Hay que esperar a que el presidente de la AFA vuelva”.

Para Grondona, la respuesta a todo se llama Pekerman. El es su hombre de confianza y con quien consulta todas las decisiones importantes. El viejo sueño del titular de la AFA es proyectar los títulos obtenidos en juveniles al seleccionado mayor. Por su conocimiento de los juveniles que se perfilan con condiciones para integrar el seleccionado, los caminos conducen a Pekerman. Si aceptará el desafío aún no se sabe. De todos los candidatos que se mencionan, entre ellos, Carlos Bianchi y Oscar Ruggeri, Pekerman es el que cuenta con la decisión en sus manos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.