Todo por Brasil 2014: el solitario tucumano que vive el Mundial en Manaos, a tres mil kilómetros de la selección

Fuente: LA NACION - Crédito: Sebastián Rodeiro
Se llama Raúl Barceló y dejó a su familia en la Argentina para sentir esta experiencia; el porqué de la elección de la sede
Jeremías Prevosti
(0)
25 de junio de 2014  • 23:14

MANAOS, Brasil (De un enviado especial).- Entradas disponibles en: Cuiabá y Manaos. El mensaje que arroja la pantalla sorprende a Raúl Barceló. No por tratarse de las sedes más recónditas de Brasil 2014, sino porque está ante la posibilidad concreta de cumplir su sueño de vivir un Mundial por dentro. Los resultados de su búsqueda en Google lo ayudan a tomar la decisión: "Amazonas, allá vamos".

Este tucumano de 30 años, dueño de un complejo de canchas de fútbol 5 en la capital provincial, compró a mediados de 2012 un paquete de ocho entradas, dos para cada partidos de esta sede. Pero ni un amigo ni su mujer ni su pequeño hijo de dos años lo acompañaron, Raúl emprendió el viaje, que en total durará 13 días, totalmente solo. "El único lugar donde pude encontrar entradas. Yo me quería asegurar los tickets para poder vivir un Mundial, y era la única manera de hacerlo", contó en diálogo con canchallena.com, bajo el pesado calor de Manaos, a más de tres mil kilómetros de Porto Alegre, donde se acercaron alrededor de 100 mil hinchas por el partido de la selección argentina ante Nigeria, en el cierre del Grupo F.

Su uniforme albiceleste para cada encuentro en el coqueto estadio Arena da Amazonia no varía: un gorro, la camiseta y una bandera, con un mensaje de admiración para Diego Armando Maradona. Esa vez, también llevaba una bufanda de Benfica. En pocas horas jugarían Portugal y Estados Unidos, y avisaba que hinchará por los lusos, "pero no por Cristiano Ronaldo".

Pero esta exótica metrópoli de dos millones de habitantes no ofrece los atractivos de Río de Janeiro o de San Pablo, aunque este hincha reconoció: "Al principio, llegar a Manos y ver lo que era fue complicado. ‘¿Dónde estoy metido?’, me dije. Es un lugar turístico, con muchas ferias… Es rara la ciudad".

¿Cuánto le costó el viaje? "Pagué 21 mil pesos, en la época que la AFIP retenía sólo el 20%, por los pasajes y las 13 noches en el hostel. Acá, además, pude recuperar algo con las entradas que me sobraban. 200, 300 o 400 dólares, dependía del partido", aseguró. El costo de vida en Manaos también es notoriamente inferior al de otros lugares: mientras que en Copacabana una cena puede costar por persona desde 50 reales en adelante, en el centro de esta ciudad se puede comer por sólo 15 reales.

El partido entre Suiza y Honduras, que será dirigido por Néstor Pitana, será el último de los cuatro encuentros de esta sede. En las tribunas, con sus trapos argentinos, Raúl Barceló disfrutará, con emoción y tranquilidad: "Cumplimos el sueño de haber disfrutado un Mundial espectacular".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.