Todos extrañan a Riquelme

Por primera vez, el plantel xeneize reconoce que el volante es indispensable; el N° 10 jugará ante River, en 16 días
(0)
31 de agosto de 2001  

Desde que comenzó el Apertura, Boca carga con la cruz de la lesión en la rodilla izquierda de Juan Román Riquelme y cada vez le pesa más. Por más que en los primeros pasos, con derrotas ante Belgrano y San Lorenzo, el plantel y el cuerpo técnico intentaron relativizar la importancia del N° 10, tras el pobre empate de anteanoche ante Colón sin goles, en la Bombonera, y sumar seis partidos sin una victoria como local, el discurso fue otro.

"El equipo gira mucho alrededor de Riquelme y con él afuera todo es más difícil", afirmó el arquero Oscar Córdoba . "No contar con el mejor jugador del plantel es dar ventaja. Riquelme es como el corazón del equipo y sin él nos cuesta dar señales de vida", comentó Mauricio Serna . "Nos es fácil reemplazar a la manija de Boca", mencionó Rolando Schiavi . "Hay que tener paciencia. Cuando vienen jugadores nuevos y nos faltan algunos, como Román -Riquelme-, los resultados no se consiguen de la noche a la mañana", dijo el DT Carlos Bianchi .

El volante se extraña y mucho. Ni la seguridad de Córdoba, ni el sacrificio de Serna, ni las fantasías de Guillermo Barros Schelotto, ni tampoco la voluntad del japonés Naohiro Takahara pueden reemplazar al creador del equipo. Y Riquelme lo sabe. Hasta le pidió jugar a Bianchi, pese a la tendinitis que lo tiene en jaque desde hace tiempo. "No me puedo dar el lujo de estar afuera mientras el equipo pierde. Juego así", fueron las palabras del volante. Pero el entrenador, acertadamente, no arriesgó la salud del futbolista. "Hasta que no estés al ciento por ciento no te voy a poner", le contestó.

Por lo menos, el volante se entrenó ayer en Casa Amarilla y continúa realizando ejercicios con pelota y, con mucha suerte, la semana próxima podrá participar de una práctica de fútbol.

El único aliciente por estos tiempos es que Riquelme regresará, casi con seguridad, frente a River , el 16 del mes próximo, en el estadio Monumental. Pero si Boca todavía sueña con el campeonato, debe ganar antes sus próximos compromisos, ante Gimnasia y Chacarita, respectivamente.

  • Bajas ante Gimnasia . Boca no contará pasado mañana con Serna ni con Córdoba, pues se sumarán al seleccionado colombiano, que enfrentará a Ecuador, en Bogotá, por las eliminatorias para el Mundial de Corea-Japón. Abbondancieri entrará por el arquero; entre Fioretto, Pinto y Villarreal saldrá el reemplazante del mediocampista. Las otras dudas en el equipo son: Gaitán u Omar Pérez y Takahara o Delgado, aunque lo más probable es que el japonés continúe como titular.
  • Sin definición . La semana próxima se resolverá finalmente cuándo y dónde se disputará la Copa Europeo-Sudamericana entre Boca y Bayern Munich. Pese a que ambos equipos quieren definir el título en partidos de ida y vuelta, la empresa Toyota, dueña de los derechos, presiona para que el cotejo se realice en Tokio. La FIFA se lo concedería.
  • Balance . Anoche se reunió la comisión directiva y puso a disposición de la comisión fiscalizadora el balance del período 2000-2001, que arrojó una utilidad de US$ 2.800.000. El 28 del mes venidero la asamblea de representantes decidirá si lo aprueba o no, aunque los dirigentes no esperan ningún inconveniente.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?