Tras la violencia, la vergüenza: le roban la ropa a los jugadores de Central