El torneo Apertura. Un alivio en la tempestad