Fotos y pedidos de autógrafos. Un allanamiento con muchos condimentos