Un año para el olvido en la historia de Boca

Se completó una temporada más floja que las vividas en los torneos de 1996, 1997 y 2002, donde tampoco se consiguieron títulos; responsabilidades compartidas entre los técnicos y los jugadores
Christian Leblebidjian
(0)
14 de diciembre de 2009  

En mi carrera pasé miles de momentos como éste. Algunos dicen que es una catástrofe y no es así. Si estoy acá, es por algo; si fuera todo tan fácil, Boca sería campeón dirigido por Amor Ameal".

La frase le pertenece a Alfio Basile, pero -más allá que encuadra perfecto en este momento de Boca- no la dijo ayer, sino hace 88 días. Fue el 17 de septiembre, horas antes de perder con Godoy Cruz en la Bombonera y de que se desatara la historia conocida: la renuncia del Coco, el posterior convencimiento de Carlos Bianchi y los dirigentes para que siguiera. Boca ayer ganó, es cierto, pero ni siquiera el triunfo ante Banfield en la última fecha del Apertura logró maquillar un 2009 para el olvido. Incluso el registro de la actual temporada fue inferior a los vividos en 1996, 1997 y 2002, por ejemplo, años donde no se consiguieron campeonatos, pero al menos fue protagonista en alguno de los torneos. Durante 2009, Boca sólo ganó 13 de los 38 partidos locales que disputó y quedó rápidamente fuera de la pelea en los torneos internacionales, como la eliminación en octavos de final de la Copa Libertadores ante Defensor, de Uruguay, y en la primera etapa de la Copa Sudamericana ante Vélez.

En 1996, con Carlos Bilardo como DT, los xeneizes ganaron 17, empataron 7 y perdieron 14; en 1997, con Héctor Veira, ganaron 19, empataron 12 y perdieron 7; y en 2002, con Oscar Tabárez, ganaron 22, empataron 9 y perdieron 7. La última referencia no es casual: desde 2002 que Boca no se quedaba con las manos vacías, sin ganar nada. Y en esa temporada, al menos, fue subcampeón de Independiente en el Apertura.

Hoy el equipo está sumergido en una profunda crisis futbolística, con un Basile que no da explicaciones y futbolistas que se encuentran muy por debajo de su nivel y con futuro incierto.

No sólo es responsabilidad de los refuerzos (Medel, Gunino, Insúa, Marino, Monzón y Rosada), que no rindieron lo esperado; también de los referentes, encabezados por Ibarra, Abbondanzieri, Riquelme y Palermo; seguidos por los experimentados Cáceres, Morel Rodríguez, Krupoviesa...

Abbondanzieri recibió 49 goles en los 38 partidos por torneos locales. Si bien en los últimos encuentros subió su nivel y tuvo algunos picos altos de rendimiento, no fue el único que mostró un bajón: los defensores no colaboraron con su rol y el contraste entre lo que rindieron Morel Rodríguez y Cáceres en Paraguay era bien notorio con respecto a lo que ofrecían en la entidad de la Ribera.

"Queremos que el año termine cuanto antes", había dicho el Pato Abbondanzieri tras la goleada sufrida ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro. En realidad, fue un mensaje que suscribió todo el plantel.

Las lesiones fueron otro punto negativo y que, obviamente, el equipo sufrió. El caso más emblemático fue el de Juan Román Riquelme que apenas disputó 26 de los 48 partidos (38 por torneos locales, 8 por la Copa Libertadores y 2 por la Copa Sudamericana).

Primero con Carlos Ischia y luego con Basile, Boca vivió una temporada en crisis, en ambos casos con un denominador común: la pelea interna entre futbolistas que va en aumento y nadie es consciente de su real alcance. Comenzó con un distanciamiento entre Palermo y Riquelme, pero luego se fue ramificando en Cáceres, Gaitán, Ibarra, Morel Rodríguez. Los jugadores respaldan al técnico en los micrófonos, pero en la cancha los rendimientos preocupan.

Ayer fue un día de rumores, donde algunos instalaron la chance de que Basile no siga como DT; otros transmitieron dudas sobre el futuro de Bianchi. Incluso el manager se molestó con algunos periodistas que hicieron circular esa versión. Lo cierto es que hay muchos dirigentes que no están convencidos de que el Coco sea la mejor alternativa para comenzar 2010, pero habrá que ver si la corriente se transforma en marea en la reunión de comisión directiva que se llevará a cabo en los próximos días. ¿Qué opina Ameal? El presidente se reunió con otros dirigentes de peso (el secretario general Rómulo Zemborain y los vocales Marcelo London y Horacio Palmieri y allí acordaron darle otra chance a Coco, pero a cambio de que el DT modifique su postura protectora con varios jugadores experimentados.

"Sé que vamos a levantar", dijo Basile la última vez que habló. Pasaron 88 días, además de una falta a un entrenamiento para atenderse una muela, y no se vio ninguna evolución en Boca. ¿El DT pensará lo mismo hoy? Como no habla, el equipo da mensajes por él. Y, por cierto, Boca dice muy poco.

26 partidos oficiales disputó Riquelme durante este año (en cinco no completó los 90 minutos), sobre un total de 48.

88 días acumula Alfio Basile sin hacer declaraciones. La peor deuda del DT es que no pudo controlar la pelea interna.

747 minutos sin marcar goles interrumpió ayer Martín Palermo frente a Banfield; fue su mayor racha negativa en Boca

15 partidos perdió Boca de los 38 que jugó por torneos locales: ganó 13 y empató 10. Fue 13° en el Clausura y está 11° en el Apertura.

  • El debut de Araujo, una de las esperanzas

    Ayer debutó en la primera de Boca Sergio Ezequiel Araujo, delantero de 17 años (nació el 28 de enero de 1992) que mide 1,80m y pesa 72 kilos. Participó con la selección argentina del Mundial de Nigeria Sub 17 y es una de las mayores esperanzas de las inferiores xeneizes. Erbes y Colazo, otros productos de la cantera, fueron titulares.
  • La hora de refuerzos

    Los dirigentes de Boca reconocieron que están tras los pasos de dos defensores (un lateral y un central) y dos volantes. Circularon los nombres de Agustín Alayes, Fabricio Fuentes, Clemente Rodríguez, Ismael Quilez y Leandro Somoza. Jesús Méndez (Central) es el preferido de Basile.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.