Punto de vista. Un calvario en celeste y blanco