Un clásico uruguayo no tan amistoso