Un "control de alcoholemia" al Diablo, la última cargada de Racing a Independiente