Un descenso que se lamentó con lágrimas, pero sin disturbios