El torneo Clausura. Un estreno amargo