El Pentagonal de Grandes. Un estreno sin brillo: quedaron a mano