En el exterior. Un freno a la seguidilla de gritos