Un Gigante vestido de azul y amarillo

Unas 38.000 personas le pusieron fervor a la noche; el gol de Bonnet amagó con arruinar la fiesta, pero el empate llegó justo a tiempo y el final fue a pura euforia
(0)
27 de febrero de 2004  

ROSARIO.- No bastaron los resultados negativos en el torneo local para inhibir el fervor y las ganas de empujar al equipo que impulsaban ayer a los hinchas de Rosario Central. La Copa es un objetivo particular, y la realidad marcaba que en el torneo continental el arranque del equipo había sido óptimo: un triunfo contra Olimpia y en Asunción.

El domingo último los fanáticos "canallas" se fueron de Arroyito con la cabeza gacha. Pero la derrota ante Boca se diluyó rápidamente. Anoche, los 38.000 fieles que llegaron al Gigante hicieron borrón y cuenta nueva. La alegría fue desbordante. Tanto que ese impactante espectáculo que se organizó para recibir al equipo -fuegos artificiales en las cabeceras, con humo y papelitos azules y amarillos, además de un grupo de bailarinas al estilo de las Diablitas- después se pasó de la raya y terminó interrumpiendo el primer tiempo. A los 30 minutos, el humo que generaban los fuegos en la cabecera que queda espaldas del Club de Regatas Rosario obligó al árbitro Rubén Selman a detener las acciones y a esperar unos seis minutos hasta que la visibilidad volviera a ser óptima. La mayoría de los petardos explotaban en lo alto de la tribuna, pero varios se desviaron hacia el campo de juego y pasaron muy cerca de algunos jugadores. El único que se mostró afectado por la situación fue Carlos Orejuela, uno de los delanteros peruanos, que recibió atención al borde del campo de juego.

Pero el fuego pareció apagarse con los minutos. El gol de Bonnet para Sporting Cristal actuó como un gas paralizante del que costó despabilarse, mientras se acercaba el desenlace. Sin embargo, el destino de la fiesta era terminar como empezó. Con la alegría desbordante en las tribunas vestidas de azul y amarillo, gracias al empate agónico del héroe de la noche, Mariano Messera.

  • Con Chacarita, los suplentes

    El próximo compromiso del equipo de Miguel Angel Russo será pasado mañana, en San Martín, ante Chacarita, por la segunda fecha del Clausura. Los rosarinos actuarán con un equipo con mayoría de suplentes, ya que el jueves próximo serán locales ante los brasileños de Coritiba.
  • Apuntes

    Un árbitro riguroso

    El partido estaba por comenzar, pero imprevistamente el árbitro chileno Rubén Selman salió corriendo hacia uno de los costados. La razón: expulsar del campo de juego a un integrante de la seguridad privada del equipo peruano, sin permiso para ingresar en la cancha.

    De visita en casa

    Además de Luis Bonnet, otro argentino estuvo con la camiseta de Sporting Cristal. Se trató del mediocampista Norberto Araujo, nacido en Rosario hace 25 años, que hizo todas las inferiores en Renato Cesarini y luego emigró al fútbol peruano, donde debutó como profesional.

    La serie continúa

    El gol agónico de Mariano Messera sirvió para algo más que para alcanzar el empate ante Sporting Cristal. Con la igualdad, Rosario Central pudo mantener su condición de invicto como local ante equipos extranjeros en los torneos continentales.

    Ellos también estuvieron

    Viejos conocidos de Rosario Central no quisieron perderse la presentación como local en esta Libertadores. Edgardo Bauza, Omar Palma, el "Puma" José Luis Rodríguez y José María Buljubasich, todos ex jugadores de la institución, dijeron "presente" en Arroyito.

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.