San Lorenzo. Un gran protagonista del año que se quedó con las manos vacías