El escenario. Un motivo de alegría para matizar los reclamos en Brasil