Violencia sin fin. Un nuevo choque en la convulsionada barra