Un partido que reavivó la frustración