Un piloto limitado y otro que se bajó a último momento: más misterio en el vuelo de Sala

En la entrada del centro de entrenamientos de Nantes, flores y velas
En la entrada del centro de entrenamientos de Nantes, flores y velas Fuente: AFP - Crédito: LOIC VENANCE
Gustavo S. González
(0)
24 de enero de 2019  • 00:18

Entre los elementos que un piloto debe cerciorarse de tener en un vuelo que atravesará una zona de agua están los chalecos salvavidas y un bote inflable para una emergencia. En especial si se trata de un brazo del Atlántico como el que separa a las isla británicas de la costa francesa. David Ibbotson, el hombre del que se sabe ya con certeza –en un mar de interrogantes– que estuvo al comando del Piper PA-46 Malibú (matriculado como N264DB en Inglaterra), seguramente se aseguró de que eso ocurriera en el aparato con el que despegó de Nantes hacia Cardiff llevando a un único pasajero: Emiliano Sala .

Sin embargo, había otros deberes que Ibbotson no estaba en condiciones de cumplir, según revela el periódico inglés The Sun, en un diálogo con un amigo a través de Facebook, que también reprodujo The Telegraph. Escribió el piloto: "No me fue tan mal cuando llegué allí (se refiere al aeropuerto Nantes Antique), pero estoy un poco oxidado (desactualizado) con el ils", que son las siglas de "vuelo por instrumentos". "¿Desactualizado con el ILS? ¡No puedo creer eso!", le pregunta su interlocutor, en apariencia alarmado y probablemente de su misma profesión. "Podés estar seguro", le responde Ibbotson.

Una embarcación de rescate en Alderney
Una embarcación de rescate en Alderney Fuente: EFE - Crédito: Declan Gaudion

David Ibbotson estuvo en Nantes desde el el sábado pasado, cuando hizo el viaje a esa ciudad para llevar a Emiliano Sala de regreso tras firmar su contrato en Cardiff, y permaneció allí hasta el momento de partir en el vuelo trágico del lunes.

Los especialistas esbozan la teoría de que el avión, patentado en 1984, ha tenido problemas de motor por la formación de hielo en la hélice (ese modelo de Piper es monomotor) en las condiciones que ofrecía el itinerario, con tiempo muy frío y lluvia. "El piloto debió tratar de reducir la altitud en busca de aire más caliente para resolver el problema", estiman, en caso de que hubiera ocurrido. En su última comunicación por radio con la torre de control de Jersey, casi una hora después del despegue, el piloto había informado que descendería de los 700 metros de su ruta (había alcanzado los 1400 en una parte del trayecto), tal vez por ese motivo. Pero los problemas, en rigor, habían comenzado en tierra, cuando el despegue se logró solo después de más de cuatro intentos.

Fue la Policía de Guernsey la que confirmó a través de las redes sociales que quien llevaba el comando de la nave era Ibbotson, un ingeniero nacido en North Lincolnshire que, según The Daily Mirror tiene 60 años y es padre de tres hijos. Ibbotson tenía una amplia experiencia llevando a los entusiastas del paracaidismo en vuelos desde aeródromos privados. Según el diario inglés, los representantes de Sala lo contrataron para llevarlo a Cardiff. Se cree que el aparato pertenece al agente de futbolistas escocés Willie McKay, involucrado en la transacción de Sala de Nantes a Cardiff City. Aunque este club asegura no haber alquilado la aeronave, hay fuentes que aseguran que el aparato era "regularmente utilizado" por el presidente del club, Mehmet Dalman.

Fuente: AFP - Crédito: LOIC VENANCE

Por haberse registrado la última comunicación sobre el faro de Casquets, cerca de Alderney, jurisdicción de Gran Bretaña, la investigación la llevan adelante los organismos de aviación ingleses.

La Dirección General de la Aviación Civil Francesa aseguró a LA NACION que no es responsable del estado de los aviones y que la cuestión del estado del aparato "tendrá que ser apreciada por los investigadores británicos".

En su búsqueda de ayer, segundo día de trabajos en un área de cientos de hectáreas cuadradas, los equipos de rescate de Guernsey involucraron tres aviones y un helicóptero. "También estamos revisando imágenes de satélite e información de telefonía móvil. Por ahora no ha habido ningún avistamiento del avión desaparecido", escribieron las autoridades en Twitter. Y en la voz del jefe, John Fitzgerald, manifestaron que de ahora en más la búsqueda se orientará a "encontrar restos", perdidas las esperanzas de hallar con vida a Emiliano y a Ibbotson.

El homenaje para Emiliano Sala fuera del estadio de Cardiff City
El homenaje para Emiliano Sala fuera del estadio de Cardiff City Fuente: Reuters - Crédito: Rebecca Naden

El otro interrogante

Además del gran misterio, que es el de la desaparición del avión y es tarea para la tecnología y los peritos, hay otro mucho más intrincado, que está en el otro extremo de aquella frase que hace referencia a lo "oxidado" que se estimaba a sí mismo Ibbotson, y habla de la conducta humana. Es la decisión de Dave Henderson, el otro piloto que registró su paso en el control de la tripulación del vuelo de Sala (con lo que pasaron tres personas hacia el embarque), que se sabe que finalmente desistió de hacer la travesía y que también está desaparecido, se supone que no en condiciones tan trágicas.

Aquí, la única certeza es que su cuenta de Facebook fue cancelada. Y que antes posteó: "Contrariamente a las informaciones de prensa, ¡¡no estoy muerto!!".

Mientras, una exnovia de Emiliano Sala, Berenice Schkair, agregó un ingrediente incendiario, sin mayor asidero, al asegurar que "la mafia del fútbol" está detrás de la desaparición del Piper. "Por favor, investiguen", pidió en las redes sociales. "No suspendan la búsqueda por mal tiempo y porque solo hayan encontrado algunos objetos flotando. Necesito saber que lo han encontrado". Y añadió: "Investiguen a la mafia del fútbol. No creo que haya sido un accidente".

La tragedia de Emiliano Sala está signada por las incongruencias. Pero es la forma en que un piloto, Dave Henderson, abandonó la idea de viajar a Cardiff junto con el jugador argentino y el piloto David Ibbotson la que sume la resolución de la tragedia en aguas tan profundas como las del Canal de la Mancha.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.