Un plan que se quedó sin resto y que careció de peso ofensivo

Christian Leblebidjian
(0)
21 de diciembre de 2009  

Estudiantes no fue el mismo que ganó la Copa Libertadores y allí se encuentra la primera respuesta de por qué no gritó campeón en Abu Dhabi. Estuvo a dos minutos de la gloria, pero el partido (el control del partido) lo había perdido física y futbolísticamente mucho antes del cabezazo de Pedro. El plan táctico y la estrategia de Sabella cumplieron su rol en los primeros 45 minutos, pero fue poco teniendo en cuenta que en la final se jugaron 120.

El sistema 5-4-1, con Clemente Rodríguez y Díaz por las bandas más los tres centrales Desábato, Cellay y Ré, le sirvió en el primer tiempo para controlar a los atacantes de Barcelona (Messi, Ibrahimovic y Henry) y aun así sorprendió con una asistencia de Verón para Enzo Pérez a espaldas de Piqué y de Puyol, como en el mano a mano que le tapó Valdés.

Con el ingreso de Pedro por Keita, los dirigidos por Guardiola salieron a jugar con un sistema 4-2-4, con Busquets y Xavi como doble 5 y arriba Messi, Pedro, Ibrahimovic y Henry (después Jeffren). Y en la desesperación, antes de los 90, se sumó Piqué como centrodelantero, quien le ganó a Cellay en el primer cabezazo para el gol de Pedro.

Uno de los tantos centros se desvió en Verón y eso facilitó el primer impacto de Piqué, pero Estudiantes estaba muy atrás. Demasiado. No por el sistema de juego, sí por la línea que eligió para defender. En los dos goles, cuando salieron los pelotazos de Xavi y de Alves, Desábato estaba sobre la línea del punto del penal. Cuando los pases llegaron, estaban todos dentro del arco. Albil y Cellay debieron sacar al equipo.

Estudiantes luchó, pero tampoco pudo hacer diferencia con los tiros libres o córners, que tantos réditos le dio en el Apertura y en la Libertadores. No fue casualidad que en el torneo local 11 de los 27 goles que anotó fueron de pelota parada (seis de ellos de cabeza y dos de jugada preparada). Sin embargo, al no atacar sostenidamente, no generó foules de Barcelona. En los pocos córners que tuvo, tampoco aprovechó la defensa zonal (ocupación de los espacios sin marcas definidas) del conjunto catalán. El juego aéreo lo encontró con el gol de Boselli y la complicidad de Valdés, que se metió en su propio arco en lugar de corregir hacia delante. En el final, lo tuvo Desábato, en una de las pocas ocasiones que ganó en ataque.

Con respecto al equipo que conquistó la Copa en Brasil, no extrañó a Schiavi y sumó despliegue con Clemente Rodríguez, aunque sufrió no tener a Verón al ciento por ciento y la ida de Gastón Fernández.

Un reconocimiento para Sabella: a su planificación, independientemente de las coincidencias o de las discrepancias, a su perfil bajo, a su mensaje. El DT analiza, observa y, en función del rival, ve qué puede hacer y dónde lo puede lastimar. Sabía que Estudiantes no llegaba en condiciones óptimas y, por bajas y por lesiones, adaptó al equipo a la realidad del momento.

Sí, quedará para revisar lo debilitado que quedó el ataque ante el paso al costado de Calderón, la lesión de Morales Neumann y los irregulares Carrusca y Salgueiro. Encima Leandro González estuvo relegado y la FIFA no dejó inscribir a José Sosa. Nadie tapó el hueco que dejó la Gata Fernández. Porque allí debió improvisar con Enzo Pérez, un gran jugador que no actuó en su puesto natural. Sabella tuvo el mérito de adaptarse sobre la marcha al nuevo escenario del equipo, aunque sepa internamente que la falta de peso ofensivo fue una de las razones del traspié.

El número que habla

51 veces tocó el balón Enzo Pérez frente a Pohang Steelers, pero sólo cuatro fueron dentro del área (una terminó en gol). Ante Barcelona le costó más progresar: sólo llegó una vez.

El termómetro de la final

REFERENTES INTOCABLES

ST, 30 minutos

Verón, cansado y sin el control del medio, rechazó mal en la acción del gol de Pedro. ¿Los referentes son intocables? Quizá, cuando entró Sánchez, debió salir él.

EL FASTIDIO DE MESSI

ST, 48 minutos

Messi, nervioso por su mal partido, debió ser expulsado por doble amarilla por una plancha a Sánchez. Siguió e hizo el 2-1, pero es algo para corregir hacia el Mundial.

EL ARTE DE DEMORAR

ST, 8 minutos

No es la filosofía de Barça, pero tras el 2-1 fue amonestado Valdés por hacer tiempo y Xavi reventó una pelota. Un recurso que los grandes equipos (a veces) también utilizan.

LA CONFIRMACION PINCHA

En el final

Más allá de la derrota, Estudiantes confirmó su protagonismo. En 2006, ganó la final del Apertura y, en 2009, la Libertadores. Cayó en la final de la Sudamericana 2008.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.