El Superclásico. Un primer examen sin aprobados